La Granada, Fitoestrógenos y Menopausia

Las semillas blancas de la granada que se encuentran dentro de los arilos poseen un 18% de aceite así como varios compuestos químicos  bioactivos, incluyendo ligninas y polisacáridos que constituyen las paredes celulares. Son el más importante depósito de fitoestrógenos  (compuestos similares a los estrógenos que se encuentran presentes en ciertos vegetales) de la planta. Estos compuestos parecen tener la capacidad de prevenir el cáncer y reducir el riesgo de osteoporosis,  particularmente en mujeres.

Mujer y Granada 2

Se cree que los efectos de estos compuestos fisiológicamente muy potentes en los sistemas hormonales, se producen como defensas de las plantas que los poseen, para evitar ser consumidas por los animales.

En lugar de generar sustancias venenosas para evitar ser consumidos por los animales que las comen, como lo hacen muchos vegetales, el Granado al igual que otras especies que producen fitoestrógenos, utilizan la táctica  de alterar mediante los mismos el balance hormonal de los animales que las consumen.

Los animales pueden consumir estas plantas con cierta moderación, pero si lo hacen en demasía su capacidad para procrear y reproducirse, se puede ver afectada. Otras plantas que poseen este mecanismo de defensa son la soja, el lino y el trébol.

Paradójicamente la Granada es reconocida mundialmente como la fruta a consumir por las mujeres que tratan de concebir o están embarazadas. Existen  estudios que muestran que las dietas ricas en antioxidantes (como posee la Granada) son de fundamental importancia para para las mujeres que buscan concebir o ya lo están, seguramente de allí parte de su fama con respecto la fertilidad.

Quizá conociendo esta información, una  recomendación de consumo para mujeres que desean concebir o están embarazadas, sea el hecho de consumir el jugo o los arilos, sin ingerir las semillas. De esta manera se aprovechan los efectos de los antioxidantes incluidos en el jugo y evitamos los fitoestrógenos ubicados en las semillas.

En los 60, se decía que la semilla de Granada poseía “más estrógeno que cualquier otra fuente vegetal”. Esto fue bastante antes que se comenzara a utilizar la palabra fitoestógeno, las cual también se refiere a los isoflavonoides encontrados en la soja y los tréboles, sino a las hormonas esteroideas que poseen la misma exacta estructura que los estrógenos humanos, la estrona y el estriol.

La estrona es un fuerte estrógeno pero bastante menos potente que el 17 beta estradiol, el cual es el estrógeno más potente producido por el cuerpo humano. Tanto la estrona como el 17 beta estradiol son usados en terapias de remplazo hormonal (TRH), pero desafortunadamente ambos promueven el crecimiento de células cancerígenas mamarias. Por lo tanto las TRH son fuentes de muchas controversias.

Existen varios estudios que indican que mujeres que han decidido o fueron impulsadas a realizarse TRH para eliminar los síntomas menopáusicos y prevenir la osteoporosis, se le aumentan considerablemente los riesgos de contraer cáncer de mama.

Probablemente la  utilización de estrógenos de origen vegetal (fitoestrógenos), los cuales no son tan potentes, sean más seguros (sin efectos cancerígenos), brindando una solución para ciertas mujeres.

No es usual encontrar en los alimentos sustancias que estimulen la acción de las hormonas esteroideas humanas. La Granada es una de ellas y posee hormonas que son bioidénticas a las producidas por el cuerpo humano. De hecho hay investigadores que han logrado aislar testosterona del aceite de semilla de Granada.

El 17 beta estradiol es isómero  17 alfa estradiol, los cuales tienen idéntica imagen de espejo, es decir son la misma hormona con un giro molecular en direcciones opuestas. Esto les brinda sustancial diferencia entre ambas, en cuanto a la actividad fisiológica.

Mujer y Granada 3 Ambos compuestos son iguales en cuanto a su gran potencia como antioxidantes y protectores del cerebro. Ambos pueden tener acción en aliviar la sintomatología de los calores menopáusicos, pero solamente el 17 beta estradiol es cancerinogénico. Lo curioso de estas hormonas con imagen de espejo, es que mientras 17 beta estradiol es el más potente de todos los esteroideos producidos por los humanos, el 17 alfa estradiol es de potencia media. La semilla de Granada es una fuente rica y segura de fitoestrógenos bioactivos que pueden ayudar a mantener la salud reproductiva y menopáusica de las mujeres.

Cuando los niveles de hormonas femeninas disminuyen durante y luego de la menopausia, se comienzan a experimentar síntomas que abarcan desde pequeñas incomodidades hasta problemas más serios de largo plazo. La caída abrupta de la actividad hormonal del estrógeno y progesterona puede predisponer a las mujeres a una serie de síntomas menopáusicos nada agradables, como son:

  • Calores
  • Insomnio
  • Cambios en el humor
  • Sudoraciones nocturnas

Las drogas generalmente prescriptas en las TRH de mujeres que están entrando a la menopausia, son la premarina y la progestina. Las mismas son química y funcionalmente diferentes a las  hormonas naturales producidas por el cuerpo humano y existen estudios que muestran que su uso es seguro solamente por períodos muy corto de tiempo. Recientemente la FDA (Food and Drug Administration de USA) hizo incluir una advertencia en los envases de dichas drogas sintéticas, advirtiendo de la asociación de su consumo con los mayores riesgos a desarrollar cáncer de mama, ataques cardíacos, enfermedades coronarias e infartos. Dicho advertencia, también incluye la notificación de que estas drogas no están aprobadas para la  prevención de enfermedades del corazón.

Las mujeres en etapa de menopausia son más vulnerables a los siguientes problemas asociados con déficit hormonales prolongados:

  • Ansiedad
  • Enfermedades coronarias
  • Depresión
  • Altos niveles de colesterol
  • Irritabilidad
  • Pérdida de memoria
  • Osteoporosis
  • Engrosamiento del pelo facial
  • Debilitamiento del cabello
  • Incontinencia urinaria
  • Poca lubricación vaginal

Alimentos como la Granada, ricos en fitoestrógenos suaves y naturales, podrían ser una solución para aquellas mujeres que desean evitar los riesgos de realizar las TRH, pero  quieren evitar o minimizar los trastornos que genera la menopausia.

La Granada probablemente contiene el mayor espectro de fitoestrógenos de todos los vegetales. La riqueza estrogénica de la Granada no solo se compone de estrógenos esteroideos como lo son el estradiol, el estriol y la estrona, sino también flavonoides fitoestrogénicos como la luteína, naringenina y quercitina. Otros alimentos que también poseen fitroestrógenos pero en menor cantidad que la Granada son el lino, la soja, las lentejas, los porotos y las arvejas.

Flavonoides como el kaempferol y la quercitina, los cuales se encuentran en abundancia en la Granada, son fitoestrógenos suaves que también regulan muchas reacciones bioquímicas a nivel celular y poseen profundos efectos fisiológicos. La flavona, luteolina, que también se encuentra en la Granada, tiene 5 a 6 veces la actividad estrogénica de la quercitina o el kaempferol y un 58% de la actividad estrogénica de la geinsteina, la isoflavona más conocida de la soja.

La apigenina, que se une a los receptores de benzodiacepina en el cerebro, se encuentra presente en las hojas de la Granada, puede reducir la ansiedad. Este efecto puede provenir por dicha flavona, similar en actividad a la progesterona.

La progesterona es la contraparte natural a los estrógenos, balanceándolos y promoviendo efectos de crecimiento,  así como ayudando en la relajación del cuerpo y la mente.

La Granada es uno de los poquísimos alimentos vegetales que poseen compuestos similares a las progesteronas.

Fuente: Newman,R. and Lansky,E. POMEGRANATE: The most medicinal fruit.(2007) 34-40.

 

2 Comentarios por ahora.

  1. Denis zambrano dice:

    a mi mencanta la granada no sabia que servia para tantas cosas

Dejar un comentario